AISLANDO TU VIVIENDA AHORRAS EN FACTURAS

Reformar correctamente ventanas, techos, paredes y balcones en tu piso para aislarlo, puede llegar a recortar el gasto de energía en un 60%.
Las ventanas pueden causar una pérdida de hasta un 30% de energía del hogar, por los muros se llega a escapar un 25%, y por el suelo un 2%, según análisis realizados por empresas especializadas.
Las humedades también son un problema habitual que afecta a la climatización, por lo que hay que instalar aislante térmico para evitar pérdidas de calor y desperfectos en fachadas y tejados.
Por estos motivos, cuanto más aisladas estén nuestras viviendas, más reduciremos el gasto en calefacción y refrigeración.