Aluminosis

  • IMG035
  • IMG036
  • IMG_0442
  • IMG_0443
  • IMG_0444
  • P1010047
  • P1010048
  • P1010049
  • P1010050
  • P1010051
  • trabajo 007
  • trabajo 008
  • trabajo 009
  • trabajo 010
  • trabajo 011
  • trabajo 012
  • trabajo 013
  • trabajo 014
  • trabajo 015
  • trabajo 016
  • IMG_20160920_110447
  • IMG_20161007_082916
  • IMG_20161011_165422
  • IMG_20161223_085126
  • IMG_20170517_161310
  • IMG-20161207-WA0004

Los efectos de la aluminosis conllevan el deterioro constante de las estructuras de un edificio. En Rehabitar Conservación hemos realizado numerosas intervenciones en edificios y fachadas para la rehabilitación de fincas, edificios y fachadas afectadas por aluminosis con excelentes resultados y manteniendo posteriormente a la intervención, un seguimiento y mantenimiento del edificio. La aluminosis (también conocida como fiebre del hormigón) son daños del hormigón, que se aprecian especialmente en las viguetas de los forjados de los edificios, daños que hacen que el hormigón utilizado pierda sus propiedades haciéndose menos resistente y más poroso, poniendo así en serio peligro la estabilidad del edificio.

ALUMINOSIS:
El daño principal es la oxidación o corrosión de las armaduras, lo que provoca en los elementos afectados, tales como las viguetas:
• manchas de óxido
• fisuras
• flechas o deformaciones
• desprendimiento de recubrimientos
• pérdidas de sección del acero

En forjados, debido a la corrosión de la armadura de las viguetas, pueden darse además:

  • rotura por cortante cerca de los apoyos debido a la pérdida de resistencia del hormigón así como fallo por aplastamiento del hormigón
  • rotura a flexión: por la pérdida de sección de la armadura

Todo ello puede llegar a provocar el colapso inminente de la estructura.

Se denomina Aluminosis a la alteración progresiva del hormigón en cuya fabricación se ha empleado Cemento Aluminoso, que provoca la pérdida de firmeza en las estructuras en que se ha utilizado.

El uso de Cemento Aluminoso era muy frecuente, principalmente en países europeos, entre los años 1950 y 1980. Después de unos años, los edificios de determinadas zonas geográficas o características medioambientales en los que se empleó pusieron de manifiesto daños graves, localizados principalmente en los forjados, ya que fueron las viguetas pretensadas los elementos en los que se generalizó la utilización de este cemento.

Actualmente, y debido a la pérdida de resistencia mecánica en determinadas situaciones medioambientales, el uso de Cemento Aluminoso está prohibido para elementos estructurales.